Blog de Alain D. Geiser

Reflexiones

La Luna será el faro que ilumine mi camino.

Escrito por AlainDGeiser 24-10-2014 en Poesía libre. Comentarios (0)

Fría brisa que se levanta cada anochecer

Junto a ella camino solitario al ocaso.

En mi mente arden recuerdos,

Memorias, cenizas del pasado quemado.


No son más que cenizas que nublan mi mente,

Provocando una ventisca de nieve gris y helada.

Pero nunca me veréis lagrimas derramar en esa ventisca.

El pasado no tiene poder en mi.


En esa ventisca gris, no me abrí a nadie.

Ni siquiera a mi propia persona,

pues si algo aprendí de mi pasado

es a no fiarme ni de mi mismo.


Y es que a veces quien crees es tu enemigo resulta ser tu amigo.

Y quien era tu amigo, no es otro que tu mayor enemigo.

Pero por desgracia, si ni en mi sombra puedo confiar ¿qué me queda?

Tan solo esperar…


Y es que es tan difícil,

Poder abrirse sin dudar, no por timidez, si no por miedo al dolor.

Porque duele el mostrarse y no ser bien recibido,

Duele el encontrarte solo entre la espada y el olvido.


Pero sin remordimientos ésta vez atacaré,

Mostraré mis colmillos y mis garras al olvido.

Porque no tengo nada que perder..

Y tengo una Luna que ganar.


Pasado, presente, futuro. Solo ante la oscuridad.

Escrito por AlainDGeiser 17-10-2014 en Reflexiones. Comentarios (0)

-Y dime, tú que tanto has vivido. ¿Qué es el pasado?

-El pasado son solo recuerdos de vidas pasadas. Momentos que ocurrieron. Quizás ayer, quizás hace mil años, pero importan poco o nada. Ya no están aquí, no pueden hacernos daño. 

-Creo que te equivocas. El pasado nos hace ser quienes somos, es nuestro sello de identidad. Forma parte de nosotros igual que nuestro día a día, igual que nuestro futuro en el día de mañana formará parte de nuestra vida. 

-¿Y para que preguntas si lo tienes tan claro?

-Para conocer tu presente, oír de tu pasado y ser parte de tu futuro. 

-¿Mi futuro? No hay nada en mi futuro. Solo Oscuridad. 

-Eso quizás es porque reniegas de tu pasado. No puedes ver hacia donde vas si no sabes de donde vienes. 

-Quizás tengas razón, pero no puedo ver en un pasado lleno de Oscuridad. Jamás recordaré de donde vengo, ni hacia donde voy. Maldito sin luz en el pasado, en el presente y condenado a un futuro igual de tenebroso. 


Siento haber estado tanto tiempo sin escribir, estoy bastante liado con cosas de la universidad y además no estoy muy inspirado para seguir escribiendo la pagina que me queda del 5º capitulo de Alain. Lo siento. En breves lo postearé. 

Caballero del Siglo XVIII en el siglo XXI

Escrito por AlainDGeiser 23-09-2014 en Vampiros. Comentarios (0)

Un mundo lleno de ideales

Donde los sueños sean reales

Donde los soñadores se conviertan en creadores

Un mundo donde los ideales sean más que eso, simples palabras…


Honor, lealtad, fidelidad, son ideales vacíos de significados en nuestra sociedad…

Algunos, quizás demasiados pocos aún confiamos en esos ideales.

Sabemos su significado, defendemos sus preceptos

Los defendemos  porque nos ayudan a ser nosotros mismos.


El honor es lo que dicta mi comportamiento, es mi escudo ante las adversidades.

La lealtad es mi espada, hecha para defender a los que no pueden hacerlo solos.

Mi fidelidad es la coraza que protege a los que me importan más que mi vida.


Soy fiel a mis ideales y a mi camaradas.

Soy leal a mis principios aún en la adversidad.

Honro a mis aliados, pues ellos me honran con su presencia.


Soy fiel a mi señora, la Justicia, que por obra y gracia de mi espada, será repartida por los campos por los que yo camine, nadie ni nada acabará con la luz que porto. Nadie ni nada podrá acabar con mi fe, pues por mucho daño que reciba, la luz siempre vence y la oscuridad… perece.

Sólo la muerte conseguirá frenar mi avance, sólo la muerte acabará con mi luz… pero, ¿acaso la muerte puede matar algo que ya murió una vez?


Gerald Delacroix, Clan Ventrue antitribu.


Ius: Derecho Iustitia: Justicia.

Escrito por AlainDGeiser 17-09-2014 en Reflexiones. Comentarios (0)

Si bien es cierto que el fin no es excusa para justificar los medios, a quien le importa, si es lo que yo más quiero. Aspiro a ella como los escuderos a ser caballeros algún día. 

No necesito permiso de un Dios, ni tan siquiera de otro hombre. Yo aspiro a algo más grande que una sola persona, aspiro a que el hombre sea justo, y por justo no entiendo al igual que el resto de los hombres su "justicia". 

Al igual que Machado aspiraba a encontrar la Verdad, no la suya ni la de otro, si no la Verdad. Yo aspiro a encontrar Justicia, no la mía ni la de otros, si no la Justicia que haga que el hombre sea hombre.

La Justicia no debería ser ciega. Debería poder ver lo que hace y oír lo que cuentan de ella. Si la Justicia de verdad estuviese viva sin duda entraría en cólera por el uso ruin que hacen de su nombre viles embusteros y traidores a su causa. 

No, la Justicia no debería ser ciega, pues la ceguera es una debilidad, no una muestra de imparcialidad. ¿Cómo puede alguien ciego ver las pruebas que tiene delante? No puede.

La balanza sobra en su enseña, pues el oro en ocasiones pesa más que la conciencia. La balanza sobra, de que sirve pesar las pruebas, si cada uno enturbia el resultado como más dinero que pruebas.

La espada, la espada de los justos, la espada del Centurión Damocles. Traidores, asesinos, ladrones y usurpadores han perecido bajo su hoja, al igual que miles de inocentes lo hicieron. No, la justicia no debería ir armada con un arma de doble filo. 

La verdadera Justicia debería poder ver lo que hace. 
La verdadera Justicia debería sopesar con su mente, no con una balanza comercial. 
La verdadera Justicia no debería golpear con una espada, sino con una sentencia y un golpe de martillo. 

La verdadera Justicia debería ser Justa. Igualitaria. Firme. Incorruptible.

Pero sobretodo la verdadera Justicia debería ser REAL.