Blog de Alain D. Geiser

Poesía libre

La Luna será el faro que ilumine mi camino.

Escrito por AlainDGeiser 24-10-2014 en Poesía libre. Comentarios (0)

Fría brisa que se levanta cada anochecer

Junto a ella camino solitario al ocaso.

En mi mente arden recuerdos,

Memorias, cenizas del pasado quemado.


No son más que cenizas que nublan mi mente,

Provocando una ventisca de nieve gris y helada.

Pero nunca me veréis lagrimas derramar en esa ventisca.

El pasado no tiene poder en mi.


En esa ventisca gris, no me abrí a nadie.

Ni siquiera a mi propia persona,

pues si algo aprendí de mi pasado

es a no fiarme ni de mi mismo.


Y es que a veces quien crees es tu enemigo resulta ser tu amigo.

Y quien era tu amigo, no es otro que tu mayor enemigo.

Pero por desgracia, si ni en mi sombra puedo confiar ¿qué me queda?

Tan solo esperar…


Y es que es tan difícil,

Poder abrirse sin dudar, no por timidez, si no por miedo al dolor.

Porque duele el mostrarse y no ser bien recibido,

Duele el encontrarte solo entre la espada y el olvido.


Pero sin remordimientos ésta vez atacaré,

Mostraré mis colmillos y mis garras al olvido.

Porque no tengo nada que perder..

Y tengo una Luna que ganar.


Castillo de Cristal.

Escrito por AlainDGeiser 20-10-2014 en Poesía libre. Comentarios (0)

Allende los mares y las tierras un castillo dominaba un lugar,

No era una castillo normal, en su construcción había algo peculiar.

Pese a que sus guardias armas de acero y armaduras de metal portaban,

Sus muros altos como secuoyas, de cristal levantados estaban.


En ese castillo no habitaban humanos, ni especie viva conocida.

Ni tan siquiera estaba habitado por seres fantásticos como hadas o elfos.

El Castillo de Cristal ocupaba su lugar en la colina del Pensamiento,

Y sus habitantes eran Ideas, Elucubraciones de mentes frágiles como el cristal.


La colina del Pensamiento se encontraba en la llanura de la Mente,

Que a su vez estaba rodeada por las cordilleras de Manía y Demencia,

El lago de Cordura rodeaba la colina del Pensamiento donde el castillo permanecía

Y desde el lago una bruma de Curiosidad nublaba a las Ideas con el alba.


Pero las Ideas vivían ignorantes de un peligro terrible que vivía en las cordilleras.

Pues entre las montañas, en el pico de Paranoia, las Pesadillas anidaban a oscuras.

Y es que la Cordura tiene un precio, que es la soledad y el aislamiento.

Pero cuando las Pesadillas arraigan en un lugar, lo toman y pervierten.


Y así fue como sucedió; que las Pesadillas se adueñaron del Reino de la Razón.

Que la llanura de la Mente pasó a ser un yermo de Vacío.

Que el lago de Cordura se secó, y el desierto de Locura apareció.

Y fue así como la bruma de Curiosidad en nube de Indiferencia se tornó.


Y el Reino de la Razón poco a poco a oscuras se quedó.

Y el Reino de la Razón en el Reino de Irreflexión se convirtió.

Y esto es porque las Pesadillas reinan ahora en el Castillo de Cristal.

Y los cristales del Castillo ahora son opacos y no dejan ver su interior.


Mente nublada.

Razón perdida.

Locura predominante.

Irreflexión oscura.


Y sin más, en el Castillo de Cristal, la Luz jamás volvió sus salones a ocupar pues ya no era su más su hogar.

Pues las Pesadillas a las Ideas habían expulsado, y con ellas su Luz, la Razón, había abandonado esas tierras. 


Caballero del Siglo XVIII en el siglo XXI

Escrito por AlainDGeiser 23-09-2014 en Vampiros. Comentarios (0)

Un mundo lleno de ideales

Donde los sueños sean reales

Donde los soñadores se conviertan en creadores

Un mundo donde los ideales sean más que eso, simples palabras…


Honor, lealtad, fidelidad, son ideales vacíos de significados en nuestra sociedad…

Algunos, quizás demasiados pocos aún confiamos en esos ideales.

Sabemos su significado, defendemos sus preceptos

Los defendemos  porque nos ayudan a ser nosotros mismos.


El honor es lo que dicta mi comportamiento, es mi escudo ante las adversidades.

La lealtad es mi espada, hecha para defender a los que no pueden hacerlo solos.

Mi fidelidad es la coraza que protege a los que me importan más que mi vida.


Soy fiel a mis ideales y a mi camaradas.

Soy leal a mis principios aún en la adversidad.

Honro a mis aliados, pues ellos me honran con su presencia.


Soy fiel a mi señora, la Justicia, que por obra y gracia de mi espada, será repartida por los campos por los que yo camine, nadie ni nada acabará con la luz que porto. Nadie ni nada podrá acabar con mi fe, pues por mucho daño que reciba, la luz siempre vence y la oscuridad… perece.

Sólo la muerte conseguirá frenar mi avance, sólo la muerte acabará con mi luz… pero, ¿acaso la muerte puede matar algo que ya murió una vez?


Gerald Delacroix, Clan Ventrue antitribu.


Niebla o Nube, qué más dará.

Escrito por AlainDGeiser 17-09-2014 en Poesía libre. Comentarios (0)

No soy más que niebla,

Niebla que se levanta

Niebla que asciende

Nubes bajas que se pierden...


Niebla o nube que no tiene lugar

Nube o niebla que no tiene hogar

Niebla... nada más que niebla...

Nube vacua de todo sentimiento.


Sólo soy niebla, que se vacía de todo sentimiento

Nube que se recluye en si misma para protegerse

Ni miedo, ni ilusión, ni alegría, ni amor.

Ni pasión, ni fervor, ni cólera, ni tan siquiera terror.


Ningún sentimiento puede anidar en mi

pues no soy más que niebla... 

una niebla vacía, un corazón herido

un vacío en el alma, un muerto en vida.


Tan solo un minuto.

Escrito por AlainDGeiser 17-09-2014 en Poesía libre. Comentarios (0)

El tiempo para muchos es un dato objetivo.

Para mi no lo es.

El tiempo es algo subjetivo.

Y depende de ti darle un valor.


¿Qué importancia puede tener un minuto en la vida?

Todo depende de para que se utilice ese minuto

Un minuto para hablar, para leer, para reír…

Eso es suficiente.


Pero hay cosas que son mucho más importantes.

Hay sentimientos y acciones que con un minuto…

No son nada, pero importan mucho más.


Un minuto besándote a la luz del atardecer.

Un minuto a la luz de la Luna juntos.

Un minuto hablando hasta altas horas de la madrugada.


Ese minuto vale más que cualquier otro.

Porque no solo depende de la utilidad del mismo.

Si no de la persona que te acompaña en ese momento.


No quiero que seas solo recuerdos lejanos de un tiempo mejor.

Quiero que sigas junto a mi durante todos esos minutos.

Porque esos son…

Los minutos que me hacen sentirme vivo.