Blog de Alain D. Geiser

Corazón ni tan negro ni tan blanco, tan solo rojo y vivo.

No logro entender el plan si es que hay alguno.

No llego a dilucidar las ideas preconcebidas por las que me haces pasar.

No entiendo tus razones, ni tan siquiera los pequeños matices.

Los planes recién inventados por los que me haces pasar.


Te odio, porque me haces débil.

Te quiero, porque sin ti no seria quien soy.

Te odio, porque puedes ser maligno.

Te quiero, porque puedes ser benigno.


Y es que estás tan loco, maldito corazón.

Eres rojo y negro, como el carbón prendido.

Eres ardiente, pues rebosas de mi furia.

No solo de fuego y carbón estás hecho.


Pues en tu interior, llora una nación.

De nobles valores, de pequeñas virtudes.

De grandes defectos, y enormes tormentos.


Lloran por sobreponerse unos a otros.

Por ser valores más grandes.

Por ser defectos más pequeños.

Por sacar a fuera las virtudes.

Y acabar con los tormentos. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: